ESTANDAR DE TRABAJO

Este bello descendiente de los perros del Duque de Gordon tiene la andadura de galope continuado pero calmado, un poco saltarín y menos lanzado que el resto de los setters, no demuestra la pasión devoradora de ellos, aún siendo un tenaz y constante trabajador.

La búsqueda es menos extensa y más detallada, en diagonales más serpenteantes, la cabeza la lleva alta, con la caña nasal inclinada sobre la horizontal y la corta cola la lleva bien tensa y en continuo movimiento transversal, a ritmo con el galope.

Cuando entra en un efluvio disminuye la andadura y remonta serpenteando hacia el presunto origen.
Persuadido de que la caza está ausente, reanuda la sólida andadura. Si por el contrario se da cuenta de que dicho efluvio lleva a la caza disminuye la andadura aún más, de forma que los últimos metros los recorre al paso y se para en MUESTRA inmovilizándose de forma gradual, bien erecto sobre las articulaciones, el cuello poco tenso y la cabeza alta, un poco inclinada sobre la horizontal, hacia abajo (raramente en la horizontal y nunca hacia arriba). La cola la leva rígida y tensa, según la línea horizontal o levemente encima o debajo de la misma. Una pata anterior queda levemente levantada, pero muy poco flexionada.

Si la zona de efluvio le da seguridad de la presencia de la caza, ralentiza en unos pasos y bien erecto, realiza la enfilada directa a paso rápido, disminuyendo su velocidad gradualmente y al final muestra como se ha descrito.

Encontrándose de improviso al lado de la caza, muestra de golpe, quedando en una pose contorsionada, como plegado en dos, pero queda habitualmente erecto, con la caña nasal dirigida hacia la presunta pieza. Sólo excepcionalmente pliega un poco las patas. La cola está siempre bien tensa.

Cuando la caza intenta salvarse caminando, la sigue bien erecto, conectado a la emanación directa, con calma y al paso, con movimiento uniforme y manteniéndose al máximo posible a la misma distancia del perseguido y con un porte similar al de la muestra.

Está siempre en una conexión con su conductor y se presta a condicionar sus acciones a las variaciones de caza y terreno o ambiente.